Consejo Dominicano de
Relaciones Internacionales

Consejo Dominicano de Relaciones Internacionales

Educación para el desarrollo sostenible: retos y desafíos globales

Por: Bryan Vásquez ║ Fotografía.

11 de octubre de 2021.

 

Las sociedades actuales enfrentan diversas situaciones que afectan directamente a la integridad del medio ambiente, la viabilidad de la economía y el desarrollo social. Factores como los altos índices de pobreza, riesgos de desastres, cambio climático, escasez de recursos naturales, entre muchos otros, han alterado de manera significativa la sostenibilidad de nuestro entorno y se han convertido en uno de los principales desafíos que afrontan las naciones del mundo.

Para 2015, la Organización de las Naciones Unidas consideró necesario aunar esfuerzos para concentrar un espacio de reflexión conjunta para la creación de estrategias que permitan repensar nuevas formas en las que sea posible satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones del futuro [1]. Los objetivos de desarrollo sostenible —en lo adelante, ODS — nacen con este propósito fundamental y como génesis del cumplimento de esta iniciativa buscan proporcionar las competencias necesarias, a través de un enfoque educativo, orientado a la búsqueda de soluciones que plantean los desafíos globales de hoy y de mañana.

A efectos de contextualización, nos referimos a la educación para el desarrollo sostenible, que como campo disciplinar busca incorporar en los sistemas educativos los temas fundamentales de la agenda 2030 en su triple dimensión: ambiental, económica y social; e intervenir a favor de su resolución [2]. En este sentido, los niños y jóvenes podrán ser capaces de accionar en beneficio de las buenas prácticas y formarse como entes participativos de su comunidad.

No obstante, son numerosos los retos que la educación actual tiene que abordar, pues al formar individuos creativos, críticos, autónomos, con altos dotes sociales y sobre todo conscientes, la brecha de desigualdad, a lo largo del tiempo, se hará cada vez menos evidente. ¿Es esto posible?

La desigualdad puede entenderse como la situación socioeconómica que se presenta cuando una comunidad o grupo social recibe un trato desfavorable con respecto al resto de miembros del entorno al que pertenecen [3]. Esta variable exógena del sistema debe explicarse también por otros factores preponderantes que sean capaces de convertir la educación para el desarrollo sostenible en una ruta consecuente para estrechar la brecha social, considerando que los beneficios de la educación impregnan todos los ámbitos de la vida desde el momento mismo del nacimiento.

En palabras de Kofi Annan, hacemos mención de un derecho humano con un inmenso poder para transformar. Sin embargo, es evidente que estos esfuerzos son la puerta de entrada para la transformación que gira alrededor de los cinco ejes centrales de los ODS: planeta, personas, prosperidad, paz y alianzas. La educación para el Desarrollo Sostenible busca incluso, vincular el objetivo número cuatro —ODS 4 —, educación de calidad, con la enseñanza de estudios prácticos de los otros dieseis ODS restantes, entre ellos destacamos el objetivo número diez, reducción de las desigualdades [4]. Con este vínculo de acción se busca crear en el largo plazo un desarrollo constante y sostenido de las capacidades que adquieren las futuras generaciones por medio de una cultura global de proporcionar las condiciones básicas de subsistencia, salud, vivienda y educación de calidad que incentivan al desarrollo de los pueblos.

Finalmente, al educar para el desarrollo sostenible dejamos atrás una cultura de educación tradicional con el fin último de solo memorizar conceptos y abrimos camino a un enfoque de competencias capaces de crear individuos que adopten decisiones responsables, entes de participación que cambien su conducta y promuevan la adquisición de este aprendizaje; jóvenes prácticos, proactivos y comprometidos. Hoy adoptamos esta dinámica por la necesidad que nos exige el estatus quo global, pero si tenemos el coraje de mejorar en favor del bienestar colectivo, las generaciones futuras tendrán la oportunidad de poder vivir por esta causa, y es ahí, justo entonces, donde se hacen visibles los primeros cimientos de una construcción llamada sostenibilidad.

 

Referencias

[1] Naciones Unidas. (2010, 25 septiembre). Desarrollo sostenible. https://www.un.org/es/ga/president/65/issues/sustdev.shtml

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (2021, 17 mayo). Educación para el desarrollo sostenible. UNESCO. https://es.unesco.org/themes/educacion-desarrollo-sostenible

[3] Naciones Unidas. (2021, 15 febrero). Desigualdad. Noticias ONU. https://news.un.org/es/story/2019/07/1459341

[4] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. (n.d.). El desarrollo sostenible comienza por la educación. Entre Culturas. https://www.e_ntreculturas.org/sites/default/files/educacion_y_ods.pdf

 

Bryan Vásquez