Consejo Dominicano de
Relaciones Internacionales

Consejo Dominicano de Relaciones Internacionales

Diego García en la encrucijada: Derechos Humanos, seguridad y soberanía

Por: Mario Gallego CosmeFotografía.

6 de agosto de 2019

 

De todas las bases militares que tiene Estados Unidos en el mundo, la de Diego García es especialmente reconocida por su indudable valor estratégico. Ubicada en medio del Océano Índico, muy próxima a la línea del Ecuador y equidistante entre las masas africanas y asiáticas, a lo largo de su medio siglo de historia ha podido ser utilizada en numerosas ocasiones para consolidar la proyección estadounidense en esta región del mundo. Sin embargo, esta base y todo el conjunto archipielágico sobre el que esta se asienta, también son conocidos por otras cuestiones vinculadas con los Derechos Humanos y con el Derecho Internacional Público. Las dinámicas que se están dando en la actualidad en torno a estos espacios insulares de pequeño tamaño son las que motivan este repaso.

Hay que tener presente que la base recibe su nombre de Diego García, que es uno de los atolones más meridionales de cuantos conforman el archipiélago de Chagos. Todo este conjunto de formaciones insulares lleva siendo de titularidad británica desde la firma del Tratado de París de 1814. La creación de la base en Diego García se motiva, en buena medida, a partir de la petición que, a principios de la década de 1960, extiende Estados Unidos al Reino Unido para poder utilizar un emplazamiento que reuniera ciertas condiciones —entre las cuales figuraba el requerimiento de que el lugar estuviera deshabitado—. Con este propósito, desde Londres se traza un plan consistente en dos objetivos: primeramente, un paulatino despoblamiento de todo Chagos —entre 1500 y 2000 chagosianos, enviados sobre todo a Mauricio y a Seychelles—, y en segundo lugar su completa escisión respecto de las islas Mauricio, la colonia también británica, desde donde se administraba el archipiélago. A partir de ese momento, en 1965, la nueva demarcación pasa a denominarse con el nombre que aún continúa vigente: el llamado Territorio Británico del Océano Índico. El acuerdo que da inicio a la utilización de la base por parte de Estados Unidos se rubrica un año más tarde por un período inicial de 50 años y, en 2016, fue prorrogado por otras dos décadas.

A pesar de que a lo largo de la segunda mitad del siglo XX ninguna de las dos cuestiones mencionadas que propiciaron la creación de la base habían recibido apenas atención, en los últimos años ambas causas han ido ganando cierta notoriedad, sobre todo debido a que empiezan a considerarse de forma conjunta. Por una parte, las demandas de compensación y retorno que piden los chagosianos y sus descendientes —muchos de ellos con residencia actual en el Reino Unido—, cada vez han venido teniendo más eco en los medios de comunicación. Por otra parte, está el tema de la reciente reacción de las islas Mauricio —emancipadas en 1968, cabe apuntar— en pos de su viejo reclamo sobre el archipiélago de Chagos, la cual parece estar dando ciertos frutos.

Se puede decir que este episodio se origina en 2010 en forma de queja —fundamentada en el anexo VII de la CONVEMAR— ante la Corte Permanente de Arbitraje debido que el Reino Unido había establecido, pocos meses antes, una zona de protección marina circundante al Territorio Británico del Océano Índico. La respuesta del Tribunal, en 2015, en la que daba la razón a Mauricio, sirve de detonante en esta particular y asimétrica escalada entre ambos Estados. En febrero de 2019, la Corte Internacional de Justicia —respondiendo a una petición que le había solicitado la Asamblea General de las Naciones Unidas en junio de 2017— plantea que la conformación del Territorio Británico del Océano Índico se había llevado a cabo sin contar con la libre expresión de sus habitantes oriundos. En base a esta opinión, hace poco menos de un mes la Asamblea General emitió una resolución en la que, literalmente, exige al Reino Unido a retirar «su administración colonial del archipiélago de Chagos de manera incondicional en un plazo no superior a seis meses», e insta al país europeo a cooperar con Mauricio para facilitar el reasentamiento de las personas originarias de Chagos en dicho archipiélago.

Independientemente de la urgencia a la que apela esta resolución —y de las posibles discusiones asociadas a si esta es o no vinculante—, la complejidad de las cuestiones relacionadas con los derechos de los chagosianos, la naturaleza soberana del territorio sobre el que se asienta la base de Diego García y su valor geoestratégico auguran una complicada resolución a toda esta controversia. La importancia de la base es un factor fundamental en toda esta ecuación y, de hecho, las cuestiones de seguridad ya se encuentran en el argumentario del Reino Unido, quienes ya sostienen que están dispuestos a «ceder el archipiélago» cuando las necesidades de defensa lo permitan. De cualquier modo, toda esta coyuntura invita a reflexionar acerca de las posibles repercusiones que se desprenderán de cuanto acontezca a partir de ahora, y que —en un extremo que parece poco factible en el corto plazo— en algún momento, siendo optimistas, pudieran derivar en soluciones creativas a algunos de los aspectos esbozados, aunque muy seguramente a costa de erosionar un poco más el respeto a las normas internacionales.

 

Referencias:

A/RES/71/292 (22 de junio de 2017), Solicitud de una opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la separación del archipiélago de Chagos de Mauricio en 1965. https://undocs.org/sp/A/RES/71/292

A/RES/73/295 (24 de mayo de 2019), Opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la separación del archipiélago de Chagos de Mauricio en 1965. https://undocs.org/es/A/RES/73/295

Gallego Cosme, M. (2017), «Geopolítica de las bases militares III: Diego García», Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de Investigación 04/2017.
http://www.ieee.es/contenido/noticias/2017/05/DIEEEINV04-2017.html

International Court of Justice (15 February, 2018), “Legal consequences of the separation of the Chagos archipelago from Mauritius in 1965 (request by the United Nations General Assembly for an advisory opinion)”, written statement from the United Kingdom. https://www.icj-cij.org/files/case-related/169/169-20180215-WRI-01-00-EN.pdf

International Court of Justice (25 February, 2019), “Legal consequences of the separation of the Chagos archipelago from Mauritius in 1965”. https://www.icj-cij.org/files/case-related/169/169-20190225-01-00-EN.pdf

Katseli, E. (11 June, 2019), “Chagos Islands: UK refusal to hand back archipelago disregards international law and echoes era of colonialism”, The Conversation. https://theconversation.com/chagos-islands-uk-refusal-to-hand-back-archipelago-disregards-international-law-and-echoes-era-of-colonialism-118290

 

Mario Gallego Cosme