funglode
Estas en: Home Prensa Entrevistas Leonel Fernández: “Europa ha tomado un camino equivocado, priorizando el pago de la deuda y no el crecimiento económico”

Leonel Fernández: “Europa ha tomado un camino equivocado, priorizando el pago de la deuda y no el crecimiento económico”

Escribir un correo electrónico Imprimir PDF

alt

(Especial para Infolatam por Caridad Plaza).

Leonel Fernández Reyna, actual presidente de República Dominicana y miembro del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que fundara Juan Bosch, ha gobernado su país 12 años. El primer periodo, de 1996 a 2000, compitió contra el histórico Peña Gómez; el segundo, de 2004 2008, ganó en primera vuelta al hoy candidato del PRD, Hipólito Mejía, y, en 2008, volvió a ganar en primera vuelta.

Esta entrevista se realizó en la Fundación Funglode, creada por él y convertida hoy en un think tank de referencia en la región. Al lado de la Biblioteca Juan Bosch, perteneciente a dicha Fundacion, el presidente Leonel Fernández contestó a la preguntas de Infolatam.

Infolatam.- El próximo 20 de mayo se celebran elecciones presidenciales en República Dominicana. Acaba un periodo de ocho años, en el que ha estado usted al frente del país, ¿me podría hacer un balance?

Leonel Fernández.- El balance es bueno. La economía dominicana ha crecido un 7,2 por ciento, una de las tasas más altas, no sólo de América Latina. La inversión extranjera directa ha sido de 12,500 millones, en 7 años, y el año pasado, llegó a más de 2.000 millones de dólares. Hemos tenidos también los más altos niveles de reservas internacionales en moneda dura. Encontramos un déficit de menos 22 millones de dólares, y hoy estamos rondando los 4.000 millones. A pesar de las inmensas dificultades internas heredadas y las de carácter global, la República Dominicana, como dijo recientemente la revista The Economist, es un caso de éxito, en estos ocho años de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

I.-¿Y desde el punto de vista social?

L. Fernández.- El número de pobres, que aumentó en un millón con el Partido de la Revolución Dominicana (PRD) se ha revertido y la tasa de desempleo ha pasado del 19 al 13,7, por ciento. Pero, además ha habido una importante reforma institucional. Se ha aprobado por consenso una nueva Constitución y una seria de Leyes nuevas: de Presupuestos, de Tesorería, de Contabilidad Pública o de Contrataciones de Obras y Servicios del Estado. En fin, toda una reforma administrativo-financiera, constitucional y judicial.

L.- Pero algo habrá quedado en el tintero…

L. Fernández.- Siempre se puede hacer más porque el progreso no tiene límites y la democracia es un proyecto inconcluso. Querría haber hecho el tren de Haina a Santiago, que habría complementado las dos líneas del metro de Santo Domingo, pero no encontramos crédito internacional. Habíamos pensado en hacer una isla artificial en la capital y tampoco se pudo. Habría deseado resolver, de una vez por todas, el Sistema Eléctrico Nacional y no está resuelto. Hubiera querido ser más eficaz en el tema de la seguridad ciudadana, se ha avanzado mucho, pero todavía es un tema pendiente. No dejamos un mundo idílico ni paradisiaco pero, insisto, el balance entre lo heredado y lo que quejamos como legado es muy positivo.

L. Fernández.- Hoy las encuestas indican que ganará el PLD en primera vuelta. Pero, aunque fuese en segunda, está mejor posicionado nuestro candidato, Danilo Medina, y nuestra candidata a la vicepresidencia Margarita Cedeño de Fernández. Y la razón es que Hipólito Mejía, el candidato del PRD, fue el presidente que condujo al país a la ruina, durante el periodo 2000-2004. Por eso nuestra campaña incide en “la memoria contra el olvido” y estamos convencidos de que, cuando la ciudadanía reflexione sobre lo que más conviene al país, votará por el Partido de la Liberación Dominicana. No hay comparación entre nuestros muchos logros y los pocos, prácticamente ninguno, del PRD. Los historiadores llaman al periodo de Hipólito Mejía la oportunidad perdida y quien pierde su oportunidad no merece una segunda.

I.- ¿Cree que la sociedad dominicana está partida en dos?

L. Fernández.- Hay una tradición de polarización partidista. Es un fenómeno histórico, desde la fundación de la República y el único partido que logró romper ese bipartidismo fue el nuestro. Pero hoy en día sigue la bipolarización, esta vez entre el PRD y el PLD, aunque, desde el año 2004, el PLD es la fuerza política dominante y, sin incurrir en un acto de arrogancia, es el partido más exitoso que ha habido en el país. Es el único que ha logrado obtener por encima del 50 por ciento de los votos, en 4 elecciones consecutivas, y, en las últimas elecciones, ganamos en 3 de las 32 provincias. La victoria fue aplastante. De manera que podríamos decir que la vida política dominicana está instalada en un sistema bipartidista, pero con un PRD, que fue un partido dominante durante las décadas de los 70 y 80, mucho menos fuerte. El techo del PRD está hoy en el 45 por ciento y el PLD tiene una proyección del 53 por ciento.

I.- ¿Es cierto que en República Dominicana es difícil vivir al margen de los partidos y que continua siendo un país con resquicios clientelares?

L. Fernández.- Es verdad que hay partitocracia. Es más achacable a la partitocracia que al sistema clientelar. Si usted es médico y aspira a ser presidente de la Asociación Médica, no basta con sus méritos, tiene que tener el respaldo de un partido. Y lo mismo para ser rector de la Universidad, para ser presidente del Colegio de Arquitectos, o de Ingenieros o de Abogados. Incluso para ser presidente de la Federación de Estudiantes. La única excepción es el Consejo de la Empresa Privada. Y sé que está mal que en la República Dominicana todavía los partidos tengan tanta incidencia en la vida gremial o en los sindicatos, pero… la gente lo sabe y, para poder ascender o mantenerse en el escenario de la vida pública nacional, busca el apoyo de una organización política.

I.- Usted ha hablado mucho de la crisis y fue uno de los primeros presidentes en detectarla, ¿qué cree que está pasando en Europa?

L. Fernández.- Creo que en Europa se ha tomado un camino equivocado, se ha priorizado el pago de la deuda y no el crecimiento económico, sin tener en cuenta que, por el sólo hecho de crecer, la deuda bajaría de manera automática. Pero parece que, a pesar del alto costo social y político, se ha decidido aplicar políticas severas de austeridad y que sea la población la que lo pague. Eso está creando en Europa un estado de ingobernabilidad democrática. Hay protestas, ha surgido el movimiento de los indignados y se ha perdido la confianza en el sistema político. En España, por ejemplo, hace tres meses se votó al PP y, después, en Andalucía, se ha vuelto a votar al PSOE. En cuestión de meses, por la confusión política, la incertidumbre y el miedo, se queman los gobiernos. Y todo esto ocurre por la hegemonía del sector financiero internacional y porque su poder doblega a los gobiernos, que tienen que priorizar el pago a los bancos en lugar de atender a las necesidades de los ciudadanos. ¡Es terrible!

L. Fernández.- Se va a peor porque se ha elegido la receta equivocada. Recientemente, la directora del Fondo Monetario Internacional, en su viaje a Alemania, se entrevistó con Angela Merkel y, según el New York Times, lo que le dijo es que Europa tiene que promover una política de crecimiento económica. Y eso lo dice el Fondo Monetario, eso y que hay que facilitar la creación de un fondo de estabilización. Pero la oportunidad se perdió en el G 20, por la disparidad de criterios en el liderazgo mundial sobre si es mejor austeridad o crecimiento. Obama lo ha tenido claro y Estados Unidos está empezando a salir.

Claro que hay debate en el Congreso Americano sobre la deuda, que alcanza los 14 trillones de dólares, pero yo creo que la solución que está adoptando Estados Unidos es la más acertada, porque permite volver al crecimiento, generar empleo y crear cierta estabilidad. No es que se olviden de la deuda, pero lo resolverán con una política fiscal responsable, a medio y largo plazo. Hay que establecer prioridades y es mejor que la gente viva a que cobren los bancos, porque éstos pueden esperar y la gente no. Y luego están las agencias calificadoras de riesgo, que deciden que hay que degradar los bonos españoles y la tasa de interés se dispara. Es como una emboscada internacional.

I.- ¿Cómo está afectando la crisis a América Latina?

L. Fernández.- Diferente, sobre todo en el Cono sur, que ha fortalecido los vínculos comerciales con China, demandadora de materias primas, de muchos commodities, y ha visto aumentar considerablemente sus exportaciones. Eso le ha generado recursos suficientes como para anclarse en medio de la tormenta financiera global. Ahora bien, mirando hacia el futuro, hay algunos desafíos: la economía china empieza a desacelerarse, por la disminución de sus exportaciones a Europa y a Estados Unidos, y eso disminuirá las exportaciones latinoamericanas y puede desacelerarse también el crecimiento económico. El problema es que estamos reproduciendo el mismo modelo de exportación de materias primas e importación de productos manufacturados. Y América Latina tiene que aprender la lección de la historia, y lograr transformar las materias primas en productos elaborados, con mayor valor agregado. Tiene que repensar su competitividad, con miras al futuro.

I- ¿Y los otros países de América Latina?

L. Fernández.- México fue muy afectado por la crisis y empieza a repuntar, al igual que República Dominicana. Porque el mercado de México, Centroamérica y el Caribe es Estados Unidos y debe seguir, pero diversificando sus exportaciones. Con un 80 por ciento dependiendo del mercado norteamericano, como le sucede a México, se es demasiado dependiente. Hay que ajustar el modelo económico y ver cómo incrementamos la capacidad de generación de riqueza, la productividad y la competitividad. Ese es el reto de América Latina desde el punto de vista económico.

I.- Algunos países de América Latina tiene graves problemas con el narcotráfico, hasta el punto de que algunos presidentes, como el de Guatemala, aboga por la legalización de la droga.

L. Fernández.- Yo considero un error la legalización. Sé que uno de los argumentos es que se ha perdido la guerra contra la droga y otro que lo mismo ocurrió con la Ley Sec, en Estados Unidos, y cuando se legalizó el alcohol desapareció el problema. Pero, ¡cuidado con este razonamiento! La guerra contra las drogas no ha sido eficaz porque no ha sido verdadera. Se ha puesto énfasis en el lado de la oferta y en la política de eliminación de cultivos, sin pensar en su sustitución. Y del lado de la demanda, no se han adoptado políticas a favor de la reducción y eventual desaparición del consumo. En todos los centros de Estados Unidos se consume droga libremente, en las discotecas, en las propias universidades…

I.- Y tampoco se ha prohibido la venta de armas a los narcotraficantes…

L. Fernández.- Tome el caso de México, donde hay un problema gravísimo con los carteles, que operan como grupos paramilitares, con capacidad para enfrentarse a un ejército regular. Y las armas las compran en Estados Unidos, donde es anticonstitucional prohibirlas. No ha habido una lucha sincera contra la droga. Y yo creo que, en vez de legalizarla, lo que se debería hacer es reforzar la lucha.

I.- Pero tienen que ser medidas globales porque existe el riesgo el que el narcotráfico se empodere del Estado, como ya pasa en algunos países.

L. Fernández.- En Colombia los cárteles mataron a todos los jueces de la Suprema Corte de Justicia y se compran a jueces y policías. Porque el poder del narcotráfico es dinero y coerción. Yo trataría el caso del narcotráfico con una jurisdicción especial, que permita dar a los jueces un tratamiento especial para que sea jueces probos. Si la tesitura es “o plomo o plata”, vamos a darles plata en incentivos a los que luchan contra la droga y vamos a resolver el tema del plomo con la prohibición de la venta de armas.

I.- Pero por eso tienen que ser medidas internacionales.

L. Fernández.- Hay que llegar a un acuerdo internacional, claro, porque Estados Unidos no puede seguir vendiendo armas sofisticadísimas a cualquiera, sin que ni siquiera se registre. En Nuevo México se pueden comprar ametralladores y el FBI ni interviene. Hay que poner un freno al tráfico de armas lícito, unas armas que son de guerra, para luchar contra los Estados. Y mejorar los servicios de inteligencia, que no son lo bastante sofisticados. Y aumentar la cooperación internacional, el dominio marítimo en el mar Caribe y en el Pacífico. Y hay que tener radares para detectar los vuelos irregulares y tumbarlos, si no hay respuesta. Lo que pasa es que, cuando uno se embarca en la lucha y mueren dos o tres narcos, se alega violación de los Derechos Humanos. Se les protege, a sabiedas de que estos tipos no protegen a nadie.

I.- Felipe González decía que los ex presidentes son como los jarrones chinos, muy valiosos, pero nadie sabe dónde ponerlos…

L. Fernández.- Es verdad, hay un cierto aprecio por los ex presidentes pero nadie sabe qué hacer con ellos. Lo mejor es buscar un lugar donde trabajar y producir sin intervenir mucho en el debate político. Sólo hay un presidente en cada país y hay que ceder el turno al nuevo y que sea él el que gobierne, de acuerdo con sus criterios y sus convicciones. Pero tiene sus ventajas ser ex, porque puedes dedicar a lo que te gusta. Un nieto de Jimmy Carter le dijo una vez a su abuelo: “Yo quiero ser como tú, quiero ser ex presidente”. Y el abuelo le contestó: “eso está muy bien, pero hay un problema y es que para ser ex presidente primero tienes que ser presidente”.

I.- ¿Va a dedicar su tiempo a la Fundación Global, esa institución educativa y de reflexión, que usted ha creado?

L. Fernandez.- Sí, y tenemos varios proyectos, que pasan por el fortalecimiento del Instituto Global de Altos Estudios en Ciencia Sociales. Hemos formado grupos de jóvenes investigadores, en Funglode y en el IGlobal y creado el Observatorio Político Dominicano. Estamos formando a jóvenes, analistas e investigadores, en temas políticos. Tenemos el Centro de Investigación de la Comunicación, donde también estamos haciendo estudios y formando a una nueva generación. Y acabamos de ser escogidos socios estratégicos de la Fundación Europa América Latina y el Caribe juntamente con la CEPAL y ese es un trabajo enorme. Así que hay una perspectiva de trabajo que va a ser muy intensa para Funglode.

 

La publicación de Infolatam puede consultarse en:

http://www.infolatam.com/2012/04/23/leonel-fernandez-europa-ha-tomado-un-camino-equivocado-priorizando-el-pago-de-la-deuda-y-no-el-crecimiento-economico/

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar