funglode
Estas en: Home El Mundo América Latina y el Caribe Visita de Papa Benedicto XVI a Cuba

Visita de Papa Benedicto XVI a Cuba

Escribir un correo electrónico Imprimir PDF

altBreve reseña de la visita del Papa Juan Pablo II a Cuba en 1998

El 21 de enero de 1998 se realizó la primera visita de un Papa a Cuba. En esa oportunidad, el fallecido líder religioso Juan Pablo II fue recibido por miles de personas, camarógrafos, periodistas, representantes del gobierno cubano y el presidente Fidel Castro. Indudablemente este fue uno de los acontecimientos históricos más relevantes de las últimas décadas de Cuba.

Después de 37 años en el poder, por primera vez en la historia cubana, el presidente Castro dio la bienvenida a la máxima representación del catolicismo apostólico romano, generando este acontecimiento que dos grandes figuras de la historia tanto política como religiosa, coincidieran en la Habana y que estrechan sus manos ante el mundo que los observaba, dejando de lado las diferencias ideológicas. El presidente Fidel Castro definió en aquella oportunidad a Juan Pablo II como “un angel de los pobres” a su llegada y previo a esto, había convocado a la nación a hacer del viaje No. 81 de dicho pontifice, el mejor de todos. Una gran revolución histórica contempló el mundo, ya que el día de la llegada del Papa, fueron cesadas las labores en la isla garantizando el pago del salario correspondiente a los trabajadores. Y más aún, los miembros del partido comunista fueron convocados a participar de las misas.

Muchas esperanzas manifestaba el pueblo en aquel enero del 1998, esperanzas de que la iglesia ganara más espacio, de que fuera levantado el bloqueo por parte de los Estados Unidos, esperanzas de mayor prosperidad para el país. 

En aquella oportunidad el Papa en su primera misa oficiada en tierra Cubana, censuró tanto el aborto como el matrimonio entre personas del mismo sexo y les exhortó a ''abrir el corazón al espíritu del amor, la reconciliación, la paz y la esperanza''. De igual modo, esta visita fue la puerta que se abrió a favor de más de 200 presos que fueron beneficiados por el presidente Fidel Castro con indultos que perdonaron sus penas, concediéndoles la libertad. Una gran noticia para todo el mundo.

Expectativas de la visita del Papa Benedicto XVI a Cuba en marzo de 2012

Esta será la segunda visita de un Papa a Cuba. Llena de innumerables expectativas tanto para el pueblo, como para la iglesia y las autoridades de la isla. El papa Benedicto XVI, llega a un país que se encuentra sumergido en un proceso de cambios y reformas en su sistema económico.
Según declaraciones del embajador de Cuba en el Vaticano Eduardo Delgado Bermúdez, un posible encuentro entre Benedicto XVI y Fidel Castro no estaba en el programa "por ahora", pero no lo excluyó. De igual modo, confirmó que no fueron fijadas condiciones por parte de Cuba al sumo pontífice en esta próxima visita. 

El Papa Benedicto XVI (Joseph Aloisius Ratzinger), tiene grandes retos en esta nueva visita. Los cubanos católicos esperan que sea redefinido el papel de la Iglesia frente al gobierno y la sociedad. Así como también el pueblo espera que sean tocados los temas referentes al exilio y la disidencia interna.

De igual modo más de 750 activistas y disidentes cubanos manifiestan diferentes opiniones. Algunos ven la visita del Papa como una oportunidad de mejorar las condiciones religiosas de los católicos y otros consideran que quizás no tendrá ninguna incidencia sobre el tema dicha visita. En cambio otros insisten en hablar personalmente con el Papa para tratar temas sobre los derechos humanos, mediante los grupos a los que pertenecen. Las damas de Blanco de igual modo demandan que más presos políticos sean liberados. De hecho, unas 70 damas fueron detenidas por algunas horas, en medio de las manifestaciones que fruto de la tensión por la esperada visita, se ha generado.

Cabe destacar que medio centenar de personalidades de varios países han firmado una petición en la que instan al Gobierno cubano a crear un espacio para el dialogo. Esta petición ha sido auspiciada por la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (Redlad) y divulgada hace unos días por el directorio Democrático Cubano, de Miami (EEUU).

Lo cierto es que ningunas de las demandas o expectativas por parte de los activistas y disidentes, se encuentran en la agenda del sumo pontífice, por lo que el mundo deberá esperar pacientemente hasta que sea materializada la visita del Papa Benedicto XVI a la isla de Cuba.

Es importante señalar, que el Papa llega a Cuba justo cuando la nación se encuentra en su mayor proceso de reestructuración económica desde la caída de la Unión Soviética e intenta reenfocar algunos de sus programas de gobierno.

 

Por Sarah Romero
Analista CDRI.-


Créditos fotográficos: Agencia Prensa Latina

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar