funglode
Estas en: Home El Mundo Africa Subsahariana Crisis Alimentaria en Somalia

Crisis Alimentaria en Somalia

Escribir un correo electrónico Imprimir PDF

Antecedentes de la Crisis

altSOMALIA ha saltado de crisis en crisis desde el 1991, cuando el gobierno central se derrumbó. En 1992, los mismos elementos de la sequía y la guerra provocaron una hambruna que mató a cientos de miles de personas y comenzó un ciclo de intervención internacional que, a pesar de miles de millones de dólares y más de una docena de gobiernos de transición, aún no ha estabilizado al país. Hoy en día, los pastos se han secado y los animales que los nómadas somalíes utilizan para sobrevivir se están muriendo en grandes cantidades. Los precios de los alimentos están aumentando, y después de 20 años de anarquía, los mecanismos de adaptación están colapsando, con muchas familias expulsadas de sus tierras en un intento sin fin de guerra civil en Somalia. Muchos de los que pueden, huyen del país. Miles de somalíes han estado fluyendo a través de las fronteras de Kenia y Etiopía, cada día, y muchos niños llegan demasiado damnificados para ser salvados.

En los últimos 20 años, sólo unas cuantas situaciones de emergencias humanitarias han calificado como hambrunas, entre ellas Sudán, en 1998, Etiopía en 2001 y Níger en 2005. De acuerdo con las Naciones Unidas, la hambruna se declara cuando "las tasas de malnutrición aguda entre los niños superan el 30 por ciento, más de 2 personas por cada 10,000 mueren por día, y las personas no son capaces de acceder a los alimentos y otras necesidades básicas." Eso es ahora el caso en dos regiones del sur de Somalia, el sur de Bakool y Bajo Shabelle, ambas controladas por el grupo militante de Al Shabab. Pero en todo el país la gente está al borde de quedarse sin alimentos. No sorprendentemente, la hambruna no fue ni repentina ni una sorpresa. El año pasado, las previsiones meteorológicas financiadas por el gobierno de Estados Unidos predijeron lluvias peligrosamente bajas en muchas zonas del Cuerno de África.

 

Hambruna en el Medio de la Crisis Alimentaria Global

Un análisis hecho por FEWSNET / USGS indica que desde el último trimestre de 2010, la mayoría de las zonas pastorales del Cuerno de África oriental sufrieron la peor sequía en décadas, desde 1950-51. Además, la región ha vivido dos temporadas consecutivas de lluvias muy por debajo de lo normal con implicaciones socio-económicas de largo alcance que incluyen la no producción de cultivos (por lo tanto, la reducción del acceso a alimentos), una significativamente alta mortalidad de ganado, desnutrición aguda, falta de agua, migraciones masivas, y altas tasas de mortalidad humanas, entre otras.

Esta situación, junto con los efectos de la crisis alimentaria mundial, probablemente represente la situación de inseguridad alimentaria más grave en el mundo actual, tanto en términos de magnitud y como en gravedad. La respuesta humanitaria actual es insuficiente para satisfacer las necesidades de emergencia. Asumiendo que los actuales niveles de respuesta continúen, evidencia sugiere que la hambruna se esparcirá por todas las regiones del sur de Somalia durante los próximos 1-2 meses. Una masiva respuesta multisectorial es fundamental para evitar más muertes y el colapso social total, y de manera más inmediata, intervenciones para mejorar el acceso a los alimentos y para hacer frente a los crecientes problemas de salud son muy necesarias.

 

Muertos y Damnificados

De acuerdo con la Unidad de Seguridad Alimentaria y Análisis Nutricional (FSNAU), las tasas de mortalidad en toda la población están por encima del nivel de la hambruna (2 por cada 10,000 personas mueren por día) en dos áreas (zona agropecuaria de Bakool, y todas las zonas del Bajo Shabelle) y se elevan continuamente en el sur. Las tasas de mortalidad para menores de 5 años son aún mayores (4 personas por cada 10,000 mueren al día) en todas las áreas del sur, donde se dispone de datos, alcanzando un máximo de 13 a 20 personas por cada 10,000 por día en las zonas ribereñas y agropecuarias de la Baja Shabelle. Decenas de miles de personas han muerto en los últimos tres meses. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alertó este domingo 17 de Julio del 2011 que la malnutrición en Somalia “alcanzó el nivel más alto en el mundo”, lo que significa que uno de cada 10 niños está en riesgo de morir de desfallecimiento. El comité de la Cruz Roja señaló que incluso en las zonas tradicionalmente agrícolas del país africano casi 11 por ciento de los niños menores de cinco años corren riesgo de morir de hambre.

 

Acción Humanitaria de las Naciones Unidas

Miles de somalíes llegan a diario a los campamentos de acogida en Kenia y Etiopía ante la hambruna que padecen producto de la fuerte sequía que azota a Somalia, la peor en 60 años. La Organización de Naciones Unidas (ONU) entregó cinco toneladas de alimentos y medicinas para asistir a los niños desnutridos. “Desde principios de julio, unas 11,000 personas han llegado a Etiopía y más de 8,600 a Kenia. El promedio de llegadas diarias a Etiopía y Kenia está en torno a las 1,700 y 1,300 personas, respectivamente”, señaló el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), António Guterres. La pasada semana del 12 de Julio del 2011, la ONU lanzó formalmente un llamamiento de 136.6 millones de dólares a los donantes para atender las necesidades urgentes en el cuerno de África, fuertemente afectado por el cambio climático.

 

Peores Puntos de la Situación de Producción

El fracaso total de las lluvias de octubre a diciembre de Deyr (segunda temporada) y el pobre desempeño de las lluvias de abril y junio de Gu (primera temporada) han dado como resultado la pérdida de cosechas, reducción de la demanda de trabajo, las malas condiciones del cuerpo de ganado, y el exceso de mortalidad de los animales. Los precios locales de cereales en todo el sur están muy por encima al promedio, más de 2 a 3 veces los precios del 2010 en algunas áreas, y siguen aumentando. Como resultado, tanto de ganado a cereales como de salarios a cereales, los términos del comercio de cereales se han deteriorado significativamente. Por lo tanto, los hogares pobres (alrededor de 30 por ciento de la población) son incapaces de satisfacer las necesidades alimentarias básicas y tienen una capacidad limitada para hacer frente a este déficit de alimentos.

La inflación de los precios actuales es debido, además de la pobre temporada de lluvia, al agotamiento de las reservas de cereales en los mercados nacionales, la alta demanda, y la aceleración de los precios al por menor de combustible. Con la inminente baja producción de cultivos estacionales, no se espera que disminuyan los precios en el corto plazo. Johnnie Carson, secretario adjunto para Asuntos Africanos del Departamento de Estado, dijo que el gobierno estadounidense estaba tratando de aliviar los ciclos de muchos años de sequías y hambrunas con un programa llamado "Feed the Future", que pretende aumentar la productividad agrícola y ayudar a "las poblaciones a la adaptación al aumento de los patrones climáticos erráticos." Sin embargo, el apoyo local y la ejecución del programa han sido muy bajos.

 

Peores Puntos de la Situación de Seguridad

Los militantes islamistas que obligaron a salir de Somalia a las organizaciones de ayuda occidentales el año pasado, justo cuando la sequía se avecinaba, ahora están instando a los grupos a que vuelvan. Pero los funcionarios se resisten a ayudar, citando las decenas de trabajadores que han muerto en Somalia en los últimos años. También obstaculizan los esfuerzos de emergencia, funcionarios de ayuda sostienen, las reglas del gobierno estadounidense que prohíbe el apoyo material a los militantes, que a menudo exigen "impuestos" para permitir la entrada a la ayuda. Los efectos de la sequía se empeoran cada vez más debido a la inestabilidad política y la inseguridad en Somalia. El Gobierno Federal de Transición (GFT) y las milicias aliadas están actualmente involucrados en una campaña para arrebatarle el control del sur de Somalia a un grupo de insurgentes islámicos llamados Al Shabab. Si la ayuda internacional no llega a la población afectada pronto, la hambruna sólo continuará extendiéndose y la crisis alimentaria / humanitaria empeorará sin duda. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo el día 22 de julio del 2011, que “No podemos permitir que Somalia muera de hambre”.

 

Más Información:

• http://www.fsnau.org/
• http://www.nytimes.com/2011/07/21/world/africa/21somalia.html?_r=1
• http://www.pravdaliberation.com.ar/2011/07/urgente-africa-miles-de-somalies-huyen.html

 

Por Jatnna Garcia, pasante CDRI

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar